jueves, 14 de febrero de 2019

Bibliotecas abiertas de madrugada

Las bibliotecas en invierno
guardan el aire calido entre las baldas
y en los anaqueles de últimas novedades
solo muestran escritores en desuso
y recopilaciones sin autor.

Tu te sientas en la mesa de la esquina
en ese espacio recoleto entre el armario de poemas
y novelas con la G.
Abres tus apuntes de oposición
y descuelgas tu mirada perdida
por los garcia:
garcía marquez, garcía-andrade
garcía pavón
y yo te me imagino esperando el tren costeño
cargado de bananos,
espantando las sombras mentales de delincuentes
en serie;
paseando por Tomelloso en otoño
mientras enveran las vides
y se gastan las tardes sin sol.

A veces nos cruzamos la mirada con descuido
subrayando nuestro miedo
incierto y compartido
en sesiones de madrugada hasta las tres,
y un dia en el que sospeche que no tienes monedas
ni tiempo en el bolsillo
intentaré al fin invitarte,
                            a la maquina del cafe.






















viernes, 8 de febrero de 2019

Borrachera azul de desidia.


Se nos esta yendo lo cotidiano
a una gruta oscura,
tú con tus ecos pasados
yo con mis luciérnagas amarillas
tú esquivando tardes
yo agolpando melancolías.

A veces me entretengo imaginando
noches
en la playas, calfateando vidas;
recuerdo
besos entre las barcas
con jarcias destensadas
y cofas sin vigía.

Algunas noches cuando se ensombra
el presente
borracho de desidía,
reconozco que rescato sueños como postales
de aquellos dias
que me dan argumentos
para humedecer en lo sensible
tanta monotonía.






domingo, 3 de febrero de 2019

Un nudo de inviernos

Algunos dias en medio de febrero
siento en el estomago
un nudo de inviernos:
se compone de carencias,
de noches heladas regresando a casa junto al rio
de puentes que invitan al vertigo y al adios
de alguna cerveza de más
de algún sueño de menos
de un tremendo vacio.

Quizás me he empachado de palabras
quizás de silencios
quizás salen demasiados trenes de la estación
quizás no salen sino que regresan
y yo no me entero,
     solo me sereno
           cuando leo
derramo lágrimas cuando escribo
pensando que mis versos que creo distintos
son desde hace tiempo los mismos.

Algunos dias en medio de febrero
siento en el estomago
un abrazo de frio.

La clase dirigente

En la clase dirigente
nadie llega, ni se va;
a nadie echan, ni a nadie fichan
nadie es de unos, ni de otros
nadie muere, nadie hereda
Todo rota






sábado, 26 de enero de 2019

¿Cómo se conjuga un verbo?


No me gustan los verbos impersonales
Prefiero vivir en un presente continuo
huyendo de subjuntivos precedidos por aunques,
que el pretérito siempre sea perfecto
y un futuro tan solo conjugado
en primera persona del plural.

domingo, 13 de enero de 2019

Darse demasiada importancia

Darse importancia para acallar brujas y fantasmas,
darse importancia para rozar personajes,
darse importancia para que quede escrito
                                   el nombre en los membretes,
darse importancia para renunciar
a lo cotidiano y pretenderse trascendente.

De siempre he visionado los mitos en chancletas,
las divas en camisón,
los concejales borrachos en los burdeles de barrio,
los diputados en mesas de segundón;
la secretaria general friendo pescadilla,
el gatillazo del presidente del consejo de administración.

Añoro la frase limpia, la tertulia tras el café,
el guiñote jurando en verso,
el paseo matutino de domingo alargando una tarde de noviembre
                                                                       hasta más allá de las seis;
el beso esponjoso tras tu silencio,
follar a media tarde en un dia laboral
y alcanzar la madrugada de un martes
leyendo hasta la hora de despertar.

De habitual,
la gente que se da demasiada importancia
                                            no saber acariciar.

martes, 18 de diciembre de 2018

Dos canciones pesimistas que me dan optimismo

Os paso dos canciones de letra radical pesimista
que escucho mil veces
y que cuentan ese sentimiento de revolución
sin causa
que me acompaña ultimamente.
Sin embargo al escucharlas
no sé porqué
me llenan de optimismo y fuerza.


Señor Juez nada más le quería decir,
que en el día de hoy cansado de vivir
me decido a causar mi baja,
la eterna, la fetén, me excluyo del padrón
y aquí a renglón seguido le expongo la razón,
por la cual rompo la baraja:
No piense en una tragicomedia de amor,
que sufro un cáncer y, no soporto el dolor,
que rechazo ir a un asilo;
que perdí, la razón, la potencia sexual,
que estoy a fin de mes, que si tal que si cual
ni otras cosas por el estilo.

Radiante de salud, en la flor de la edad
me va muy bien en todo con la salvedad
de un hastío tan persistente.
Que vivir para mí es de una insipidez,
que me estomaga y me conduce, señor Juez,
a salirme por la tangente.
Lo que me finiquita el quid de la cuestión,
no es ni más ni menos que la célebre opresión,
entendida en sentido lato.
Ya me comprende usted, qué le voy a explicar,
si aquí en este redil juzgar es sojuzgar
y de eso sabrá usted un rato.

Si yo fuera mujer, minoría racial,
cristiano de base, zurdo, homosexual,

Tercer Mundo, obrero, artista,
me podría sumar a su revolución,
pero al no ser así, ofrecer mi adhesión
me parece paternalista.
No puedo trastocar mi sexo, ni mi piel,
mi ateísmo, mis manos, mis lunas de miel,
desclasarme o pulsar la lira.
Y aunque pudiera, qué, no sería ya igual,
no sería quien soy, motivo primordial,
por el que un servidor suspira.

Y si no soy quien soy, es una ingenuidad
creer que si me ahorco tengo libertad,
más que para escoger la soga.
¡Mi asesino es usted!, ¿ por qué no lo iba a ser ?,
representa la ley, simboliza el poder,
el poder y quién se lo arroga...".
Aquí ya me indigné y di la carta al ujier,
-Archive esto por ahí- no lo podréis creer,
escribía arroga con h, escribía arroga con h.
Y las faltas así, desde hace ya algún tiempo,
es que no las aguanto me ponen a cien,
estaré atravesando un bache.
 
Para escucharla: Señor juez Javier Krahe

 
A menudo yo me siento
tan cansado,
como si de todas partes
apuntaran hacia mi.

En el metro se me empuja,
casi pierdo el brazo,
se me empuja en el trabajo
con el mismo frenesí.

Entro en unos almacenes
veo como me vigilan,
aún así les he pedido una boquilla
y me traen unas sartenes.

Que no, que no, viejo,
sólo soy un ser humano
vivo en paz
como de lo que gano
y sólo aspiro a ciudadano.

Sólo soy un ser humano
no me aprietes tanto que me haces daño
no te apoyes en mí,
toma mi mano.


Pido fuego a una muchacha
y ni se ha enterado
y a un taxista despiadado
le he firmado un pagaré.

Me presento en una fiesta,
vaya compromiso,
y un soldado de permiso
no ha dejado un canapé.

Me decido a ir al dentista
se me cuela una señora
le dedico una mirada inquisidora
y me da con la revista.

Que no, que no, viejo,
sólo soy un ser humano...

domingo, 11 de noviembre de 2018

Mi adolescente

Cuando veo a mi adolescente a medio hacer
cuando siento la tentación
de creer que sus pensamientos
son claudicantes y subsidiarios,
me retrotraigo a mis catorce
y me recuerdo pleno,
completo, pensante.

Aun ahora no encuentro huecos
para minusvalorarme
en lo que era entonces;
a partir de ese momento
le respeto
más a él.

Comentario en el blog Migas de Palabras
Un blog minimalista y precioso.

sábado, 10 de noviembre de 2018

Sanchez Ferlosio y el derecho a la idiotez

Artículo en El pais de Sanchez Ferlosio

Ferlosio es un pensador que me gusta
y que demuestra que el uso continuado de sicotrópicos
no merma siempre las entendederas.

Todo patrioterismo necesita de mitología e historia
y los simbolos nacionales envuelven casi siempre
las mentiras con las que se engatusa a las gentes.

Banderas, himnos, patronos y patronas, hechos diferenciales
no son sino amalgama
para la cohesión de grupos ficticios utilizables
por quienes mandan.

En cualquier caso discrepo en todo lo que se impone por decreto.
Y siempre defiendo el derecho a la idiotez y a creer idioteces
que tenemos todas las personas.

Incluso la idiotez que me supone
admirar cada mañana la distinta luz del cielo tras el Pilar
al cruzar el Ebro
y que conforma la idiotez de mi ideario estético particular.


Comentario al articulo de Sanchez Ferlosio
que enlaza Lowon
en su blog. (descubriendo blogs nuevos)

sábado, 27 de octubre de 2018

Jocs de matinada en les nits de tardor

Ja sabeu que de vegades 
m'agrada 
escriure versos tebis en llengües estranyes.
No vull demanar sorolls 

que m'acompanyin en les nits de tardor
Només vull jugar amb els somnis i les paraules

que badallen cansats davant la ciutat mandrosa.


Ya sabeis que a veces me gusta 
escribir versos tibios en lenguas extrañas
No quiero pedir ruidos 

que me acompañen en las noches de otoño
Tan solo quiero jugar con los sueños y las palabras
que bostezan cansados ante la ciudad perezosa