domingo, 13 de enero de 2019

Darse demasiada importancia

Darse importancia para acallar brujas y fantasmas,
darse importancia para rozar personajes,
darse importancia para que quede escrito
                                   el nombre en los membretes,
darse importancia para renunciar
a lo cotidiano y pretenderse trascendente.

De siempre he visionado los mitos en chancletas,
las divas en camisón,
los concejales borrachos en los burdeles de barrio,
los diputados en mesas de segundón;
la secretaria general friendo pescadilla,
el gatillazo del presidente del consejo de administración.

Añoro la frase limpia, la tertulia tras el café,
el guiñote jurando en verso,
el paseo matutino de domingo alargando una tarde de noviembre
                                                                       hasta más allá de las seis;
el beso esponjoso tras tu silencio,
follar a media tarde en un dia laboral
y alcanzar la madrugada de un martes
leyendo hasta la hora de despertar.

De habitual,
la gente que se da demasiada importancia
                                            no saber acariciar.

martes, 18 de diciembre de 2018

Dos canciones pesimistas que me dan optimismo

Os paso dos canciones de letra radical pesimista
que escucho mil veces
y que cuentan ese sentimiento de revolución
sin causa
que me acompaña ultimamente.
Sin embargo al escucharlas
no sé porqué
me llenan de optimismo y fuerza.


Señor Juez nada más le quería decir,
que en el día de hoy cansado de vivir
me decido a causar mi baja,
la eterna, la fetén, me excluyo del padrón
y aquí a renglón seguido le expongo la razón,
por la cual rompo la baraja:
No piense en una tragicomedia de amor,
que sufro un cáncer y, no soporto el dolor,
que rechazo ir a un asilo;
que perdí, la razón, la potencia sexual,
que estoy a fin de mes, que si tal que si cual
ni otras cosas por el estilo.

Radiante de salud, en la flor de la edad
me va muy bien en todo con la salvedad
de un hastío tan persistente.
Que vivir para mí es de una insipidez,
que me estomaga y me conduce, señor Juez,
a salirme por la tangente.
Lo que me finiquita el quid de la cuestión,
no es ni más ni menos que la célebre opresión,
entendida en sentido lato.
Ya me comprende usted, qué le voy a explicar,
si aquí en este redil juzgar es sojuzgar
y de eso sabrá usted un rato.

Si yo fuera mujer, minoría racial,
cristiano de base, zurdo, homosexual,

Tercer Mundo, obrero, artista,
me podría sumar a su revolución,
pero al no ser así, ofrecer mi adhesión
me parece paternalista.
No puedo trastocar mi sexo, ni mi piel,
mi ateísmo, mis manos, mis lunas de miel,
desclasarme o pulsar la lira.
Y aunque pudiera, qué, no sería ya igual,
no sería quien soy, motivo primordial,
por el que un servidor suspira.

Y si no soy quien soy, es una ingenuidad
creer que si me ahorco tengo libertad,
más que para escoger la soga.
¡Mi asesino es usted!, ¿ por qué no lo iba a ser ?,
representa la ley, simboliza el poder,
el poder y quién se lo arroga...".
Aquí ya me indigné y di la carta al ujier,
-Archive esto por ahí- no lo podréis creer,
escribía arroga con h, escribía arroga con h.
Y las faltas así, desde hace ya algún tiempo,
es que no las aguanto me ponen a cien,
estaré atravesando un bache.
 
Para escucharla: Señor juez Javier Krahe

 
A menudo yo me siento
tan cansado,
como si de todas partes
apuntaran hacia mi.

En el metro se me empuja,
casi pierdo el brazo,
se me empuja en el trabajo
con el mismo frenesí.

Entro en unos almacenes
veo como me vigilan,
aún así les he pedido una boquilla
y me traen unas sartenes.

Que no, que no, viejo,
sólo soy un ser humano
vivo en paz
como de lo que gano
y sólo aspiro a ciudadano.

Sólo soy un ser humano
no me aprietes tanto que me haces daño
no te apoyes en mí,
toma mi mano.


Pido fuego a una muchacha
y ni se ha enterado
y a un taxista despiadado
le he firmado un pagaré.

Me presento en una fiesta,
vaya compromiso,
y un soldado de permiso
no ha dejado un canapé.

Me decido a ir al dentista
se me cuela una señora
le dedico una mirada inquisidora
y me da con la revista.

Que no, que no, viejo,
sólo soy un ser humano...

domingo, 11 de noviembre de 2018

Mi adolescente

Cuando veo a mi adolescente a medio hacer
cuando siento la tentación
de creer que sus pensamientos
son claudicantes y subsidiarios,
me retrotraigo a mis catorce
y me recuerdo pleno,
completo, pensante.

Aun ahora no encuentro huecos
para minusvalorarme
en lo que era entonces;
a partir de ese momento
le respeto
más a él.

Comentario en el blog Migas de Palabras
Un blog minimalista y precioso.

sábado, 10 de noviembre de 2018

Sanchez Ferlosio y el derecho a la idiotez

Artículo en El pais de Sanchez Ferlosio

Ferlosio es un pensador que me gusta
y que demuestra que el uso continuado de sicotrópicos
no merma siempre las entendederas.

Todo patrioterismo necesita de mitología e historia
y los simbolos nacionales envuelven casi siempre
las mentiras con las que se engatusa a las gentes.

Banderas, himnos, patronos y patronas, hechos diferenciales
no son sino amalgama
para la cohesión de grupos ficticios utilizables
por quienes mandan.

En cualquier caso discrepo en todo lo que se impone por decreto.
Y siempre defiendo el derecho a la idiotez y a creer idioteces
que tenemos todas las personas.

Incluso la idiotez que me supone
admirar cada mañana la distinta luz del cielo tras el Pilar
al cruzar el Ebro
y que conforma la idiotez de mi ideario estético particular.


Comentario al articulo de Sanchez Ferlosio
que enlaza Lowon
en su blog. (descubriendo blogs nuevos)

sábado, 27 de octubre de 2018

Jocs de matinada en les nits de tardor

Ja sabeu que de vegades 
m'agrada 
escriure versos tebis en llengües estranyes.
No vull demanar sorolls 

que m'acompanyin en les nits de tardor
Només vull jugar amb els somnis i les paraules

que badallen cansats davant la ciutat mandrosa.


Ya sabeis que a veces me gusta 
escribir versos tibios en lenguas extrañas
No quiero pedir ruidos 

que me acompañen en las noches de otoño
Tan solo quiero jugar con los sueños y las palabras
que bostezan cansados ante la ciudad perezosa

miércoles, 24 de octubre de 2018

Otoño de oposición.

A veces el otoño me recuerda
aquellas noches de niebla de regreso a casa
en la oposición.
Una de esas bibliotecas solitarias de barrio
que cierran al trasnoche
esas en las que las hojas no caen
caducas
sino que pasan
subrayadas para siempre
atravesando el silencio.

domingo, 21 de octubre de 2018

Sacar los santos en procesión

Lo peor de nuestras creencias y nuestras supersticiones
es esa tendencia al proselitismo y a hacerlas públicas.
La religión a mi entender, debiera
pertenece al plano de la intimidad incomunicable,
allí donde conviven promiscuamente
dioses, fantasmas, deseos y frustraciones.

Es un comentario
en el blog de Marian
Nada te digo todo te cuento

viernes, 19 de octubre de 2018

Si se me fuera el olvido, dejadme tan solo recordar dos libros

Si un día
dios no quiera
perdiera el olvido.
Y no recordara nada
que me inspirara versos.
Si mi infancia quedara sin rastro
y mi adolescencia sin recuerdos 
Si no recordara nada de los primeros besos
ni de mis noches juveniles de sexo en lo oscuro
Solo pediría a la inexistente ausencia del dios desnudo
que me dejara
para dictarme
el Palabra a palabra
de Angel Gonzalez
y la primera frase de las historias
de Una forma de resistencia
de Garcia Montero.

martes, 16 de octubre de 2018

Matando héroes de corchopán

No hay signo de madurez más alto
que asumir el desengaño,
oración más mística
que la apostasía,
ni aventura más atractiva
que matar a los héroes que creaste
y creíste en momentos
de pensamiento virginal.

domingo, 14 de octubre de 2018

Anguita y Sabina Como te digo una co te digo la o

Cantaba Sabina versos a Anguita
"...¿y qué vas a hacer?
¿votar al califa?
Desengáñate
Será muy honrao
No digo que no
Y trabajador
Y pico de oro
Pero desfasao,
pero desfasao..."

Leía el otro día una entrevista
en El mundo
que no me gustaría que os perdiéseis
El mundo Crónica Julio Anguita 

Julio Anguita y Sabater
son y han sido de toda la vida para mi
gente con la que discrepo
pero que siempre me hace pensar.

Dejemos a un lado el análisis parcial de latinoamerica
que es, en la izquierda española, un sueño adolescente
de poster de habitación.
Pasemos a lo importante...

Desde que lei la entrevista no dejo de pensar
en el concepto
"recuperar la soberanía"
que es un poco la reivindicación de una izquierda nacional
frente al liberalismo globalista (y europeista)

La izquierda del "proletarios del mundo uníos"
se ha visto derrotada por las empresas-nación
y la Europa del dinero sin fronteras.

Contra ella
reivindica Anguita la pequeña izquierda de pueblo y patria.
Contra la deslocalización tasas protectoras.
Contra el liberalismo
nacionalismo obrero de leyes laborales propias.
Primero el obrero nacional luego dar cobijo al que venga.

Odio el nacionalismo, siempre me ha parecido
el nuevo opio del pueblo
ahora sin embargo, el nacionalismo esta rehaciendo su argumentario
y no sé,
pero me parece que está naciendo
un nuevo nacionalismo antieuropeista de izquierdas
y es que como decía Muñoz Seca
los extremeños se tocan
y Anguita se da la mano con Salvini y el Brexit
sin complejos.

Qué tiempos más complicados de interpretar
y qué lúcido siempre el Califa
aunque siempre difiera de él.