jueves, 6 de mayo de 2021

Aliviadero

Muchas veces me pregunto
que sería de mi
con tantos versos contenidos
si no fuera
por este invento de los blogs
que hacen de aliviadero
cuando reboso. 


 

 

 

 

 

--

Comentario en el blog de Laura
un rincón de poesía precoso
que se llama

miércoles, 5 de mayo de 2021

Cómo no me he dado cuenta de que me necesitabas ahora

 Te vi cayendo por el tobogán del miedo
hacia el desconsuelo
y no hice nada,
siempre con tu sonrisa a cuestas,
tu ironía sarcástica
y esa indiferencia crónica e impostada,
amable, sobre todas las cosas.

¿Cómo descubrir que te estabas yendo?
¿quizás por el alcohol un poco en demasía?
¿por las lágrimas a escondidas,
por un interés decaído
cercano a la desesperanza?

Pero eras tú mismo, siempre tu mismo
como serenidad en el trasiego,
como ternura en el silencio
como abrigo en el relente.

Me llamabas y yo al oir tu voz
sonreía tranquila y hacia dentro
y al oir tu voz 
nunca dejé de recordar 
la noche que nos follamos a risas
borrachos en la cama de mi hermana.

No debimos hacerlo te dije
Ya que lo hemos hecho,
intentemos no olvidarlo 
me contestaste.
 
Algunas tardes de domingo
sentada en mi comodidad madura
me acuerdo de aquel orgasmo a carcajadas
y de sentirte tan adentro
que nunca he podido sacarte,
y ahora que me necesitabas 
no me encuentras.
 
¿Cómo pensar que te hacía falta?
Cómo intuir tu tristeza
en aquellos cafes a deshora en nuestra mesa de siempre,
en aquellas llamadas amables
felicitandome por mi cumple
y mis divorcios. Yo que me creía tan sola
que me daba vergüenza recordarte.
 
Y tu mientras cayendo sin decirlo,
dándome ánimos
mientras sangrabas por dentro
en una angustía seca y asfixiante
disimulada tras tus bromas.
Tus guiños complices, nuestros sobreentendidos en público 
de aquel día
que tu y yo sabíamos que no volvería a repetirse. 

¿Cómo no verte caer?
¿Cómo rescatarte ahora?



miércoles, 28 de abril de 2021

Ejercicio de desprecio

Siento un cansancio
que linda con el desasosiego
un desasosiego
rallano con la incertidumbre
una incertuidumbre
lindera con el malestar;
un malestar que incita al odio
y un odio que es amigo del desprecio.

Cuando desprecio, de alguna manera aprecio
y no quiero apreciar
sino sentirme distante
sin nada tangencial con ellos 
que ni siquiera me rocen,
nada tengo que ver
nada quiero tener;
ni siquiera sus sombras 
que me intuyan,
al distanciarme.

Lejos, nada; 
ni relación;
olvidaré sus apellidos,
quiero pasar por sus vidas
sin aparecer en sus sueños
sin que me recuerden,
como una anecdota en su peripecia
como una muesca en su letargo.
 
Mi mayor consuelo es que nazcan y mueran
sin referencia
sin obituario
sin reseña
solo mierda efimera.
 
 

martes, 20 de abril de 2021

Hikikomori

Despues de tantos meses añorando la libertad
ahora me recluyo
atemorizado
en un fanal de tul
en una ansiedad perniciosa
en una virtualidad silente.

miércoles, 7 de abril de 2021

En la planta del medio

En la planta del medio
no se escuchan gritos de aspirantes
pretendiendo la luna
como arriba,
ni se toca la calle en su pobreza
cotidiana.
 
A la planta del medio
se llega en ascensor sin llave
y a penas se oyen los ruidos de fuera
(solo cuando pasa alguna ambulancia con sirena,
pero todos saben que es para otros).
 
Hace una temperatura media
llegan noticias recortadas
llamadas filtradas por centralita
y nadie sale corriendo en los terremotos
porque saben que es una falsa alarma. 

Un día, un niño de visita
encontro bajo una mesa 
una mochila cargada de Titadine
alguien la guardó, todavía está
en un armario junto a las memorias sobrantes
del año 2005.
 
 
 

viernes, 26 de marzo de 2021

Vicente Romero Redondo: mares e infinitos

Vicente Romero Redondo

pinta reflejos y luces

mares e infinitos

tules y desnudos

miradas y sosiegos

mujeres en la profundidad

del pensamiento descolgado de una tarde dormida.

Belleza.

 


Si quereis ver más, os recomiendo el blog por amor al arte que es todo en si una enciclopedia de sueños.

martes, 23 de marzo de 2021

Glosa de Juan josé Saer

Hay dias que los miras desde el futuro,
dias normales, sin nada raro
pero que quedan pegados a tus recuerdos
con todos los detalles tan borrachos de matices.

Son dias de reverso, dias clavados, dias sedientos
de permanencia en tu historia,
para qué
por qué, sobre todo por qué;
preguntas sin respuestas
palabras.

Y de eso va Glosa
el libro de Saer,
de sesenta minutos,
de la conversación que sublima todos los complejos
toda la vida que queda por vivir
toda la consciencia de no pertenencia
todas las revoluciones por hacer.
 
Aquella fiesta a la que no fui invitado,
aquel idiota al que admiré,
aquellos niños bien que me miraban mal
aquel paseo que nos llevo a la nada desde la nada;
aquel futuro imperfecto desde el presente continuo. 

Saer escribe desde la profundidad:
congela un segundo
(tres mosquitos) en veinte paginas, 
lento lentisimo
como describir un cuadro en cada una 
de sus pinceladas,
de sus sombras 
de sus luces
de lo que pienso al pintarlo y 
y de lo que hubiera podido llegar a pensar.
 
Saer escribe un libro antigeneracional
¿Que mierda de fiesta celebrabais
con todo lo que estaba por venir?

No me atrevo a recomendarlo
aunque me ha gustado bastante
leeros mejor El Entenado.




sábado, 20 de marzo de 2021

Kase O y Elem Un delicioso encuentro fortuito.

La primera vez que escuché esta canción
no la cantaba Kase O 
sino Elem
y yo no concocía a Elem que canta como 
los ángeles,
sino por ser sobrina de Cebrian
que humoriza como los demonios
hasta romperte el esternon
de risa;
fue en un concierto gratuito
te repito 
sin prisa 
de una fundación
donde participo
si,  fue entonces cuando conocí
la delicia de este tipo.
Es un ritmo que me hace canción
cuando recito 
si no lo conces bien
te lo repito
Elem, Kase O 
fue un encuentro delicioso
y fortuito.
 
 


 


 

Nena tú eres un desliz, una locura, un error
Una trampa de amor, una aventura
Yo no sé si es tu nariz, o tu cintura
Me tienes bajo shock con tu lenta tortura
Mala para la salud, tanta turbulencia
Yo que ya me había acostumbrado a la soledad
Y ahora llegas tú con tu dulce impertinencia
Tu loca extravagancia y tu fragancia, fresca novedad
No, no, no quiero saber de ti
No, no, no quiero salir de mí
Cuando te dije que tenía el corazón de piedra
Yo no sabía que tenías tú tanta fuerza
Mazas y catapultas
Eso que me das, me mata despacito
"Sólo un poco más" como un yonki me repito
Se por dónde vas, hoy iré a tu garito
Voy a provocar un encuentro fortuito
Ya sé que te dije que en mi vida el amor
Tiene un monumento que es de puro cemento
Ahora llegas tú y despiertas esa flor
Con besos que me rompen por dentro
Mira, es tu inocencia lo que quiero salvar
Creo que eso mismo es lo que me atrapa
Una voz me dice "déjate llevar"
Otra voz me dice "¡mientras puedas, escapa!"
No, no, no quiero saber de ti
No, no, no quiero salir de mí
Cuando te dije que tenía el corazón cerrado
Yo no sabía que tenías tú un arsenal guardado
Mazas y catapultas
Nena tú eres un desliz, una locura, un error
Una trampa de amor, una aventura
Yo no sé si es tu nariz, o tu cintura
Me tienes bajo shock con tu lenta tortura
Mala para la salud, tanta turbulencia
Yo que ya me había acostumbrado a la soledad
Y ahora llegas tú con tu dulce impertinencia
Tu loca extravagancia y tu fragancia, fresca novedad

lunes, 15 de marzo de 2021

Un pesado sentimiento de derrota

Escribir es lo único que me saca
de este sentimiento de derrota
de este marzo atónito
de este presente continuo
de esta tristeza en bancarrota.

Los poetas,
disculpen la inmodestia,
estamos condenados a escribir 
                          en las paredes
en los ladillos de los libros prestados
en las servilletas de los bares
       que hoy permanece cerrados;
 
...y solo algunas veces
en los recuerdos de las personas que nos leen.


domingo, 28 de febrero de 2021

Añoranza de la monotonía.

Hace un año,
pensaba en negativo sobre la monotonía
de los febreros naranjas
La ciudad que gusanea
              en sus recodos de siempre,
el rio que sube
el frio que nos lleva.
 
Entonces, hace un año 
me sentía flotar con los ojos cerrados
dejándome llevar por las olas
hasta la orilla
haciendome el muerto.
 
Hoy, que vemos con asombro
como la primavera se embosca
en la espesura de los telediarios
añoramos, por fin,
un día sin noticias
como si no te importara quedar dormido en la platea
mientras se representa sin tí
esta obra desgarrada en el escenario.