martes, 31 de marzo de 2020

Nunca me aburro, siempre me faltan horas.

Me faltan horas
         pero no ventanas
ni conversaciones
         con los amigos,
ni libros,
ni documentales de rinocerontes
           en la tele,
ni sueños,
ni trasnoches,
ni versos recitados
           en blogs desconocidos,
ni hacer el amor a escondidas
ni besos en el balcón
ni ratos de intimidad con mis hijos
           haciendo como que estudiamos
ni video conferencias
           en el meet, en el skipe o en el zoom,
ni chorradas varias enviadas por guasap
          que hagan reir a los que están más tristes,
ni post viejos por releer,
ni listas de spotify por recrear
ni cuadernos de cuentos por ordenar,
ni teletrabajo por hacer.
Ni llamadas a las yayas a ver como están,
ni dos minutos de odio contra Goldstein
                                          Sanchez-castejón y alguno más.
Ni una ansiedad en el estomago
                       esperando los dias de vuelta,
ni imaginarme en silencio visitando las salas del XIX
                       en el Prado
ni imaginarme en silencio vistando paginas prohibidas
                       con cuerpos follando.
ni un espacio de recuerdos para estos minutos
                       tan llenos.
Me faltan horas,
por eso me como a mordiscos las madrugadas
en esta primavera en casa.






sábado, 21 de marzo de 2020

Palabras por el suelo

Me he encontrado palabras por el suelo
caidas desde poemas viejos,
estaban dobladas, algunas rotas
todas llenas de moho en las esquinas.

Ahora que tengo tiempo
me he dedicado a limpiarlas
sacarles brillo
y como orfebre minucioso
irlas poniendo en los huecos
que han dejado en mis poemas
la rutina y el descuido.


lunes, 16 de marzo de 2020

Pecados en la edad tardía

Me parece que fue
hace unos años cuando
pasados a penas los cincuenta
dejamos
            de rompernos a polvos
para construirnos
            con caricias lentas.


domingo, 15 de marzo de 2020

Lo que más me gusta de Por Amor al Arte

No sé si alguna vez repasais
el anden de este blog
con sus enlaces y variaciones.
Así nació
un dia de agostó
para ordenar lo que leo de post en post
y esconder lo que se me ocurre sin corrección
en las noches en que me rebosan las letras.

Hay un blog que me encanta
Por amor al arte
cuelga artistas desconocidos casi cada día
y actualiza a tal ritmo que de habitual
se me escapan de las manos.
Por eso, se me ha ocurrido
la idea
de ir poniendo en este post enlace
a los autores que más me gustan de allí
y así recordarlos.

Empezamos por el de hoy,
pero lo iré actualizando:


Annick Bouvattier
Annick Bouvattier (2)


Estado de terror, alerta e incompetencia.

No es lo mismo
el estado de alerta decretado por el gobierno en la crisis
que
la alerta que nos genera este gobierno a todo un Estado en crisis
¿He dicho alerta? queria decir terror.

¿Por qué siempre que España está en crisis
coincide con cuando estamos gobernados
por los más incompetentes?


martes, 10 de marzo de 2020

El tiempo de Bergson

Fines y principios son arcos imaginarios
en los paisajes sin puertas:
leer por capítulos, pasar páginas
diferenciar dias y noches, jornadas laborales
estaciones y primaveras
que marcan linderos inexistentes
intentos baldíos de acotar tiempos y espacios;
infinitos personales. El tiempo de Bergson,
el camino de Machado.


viernes, 6 de marzo de 2020

Rope a dope.

Hay asaltos de golpear y venirse arriba
otros sin embargo
como este febrero
rope a dope
recibiendo,esperando
a que venga la primavera.

jueves, 5 de marzo de 2020

Sed de mar

Muere este febrero
marcado con hilvanes
ensimismado
y frio.
Muere bisiesto e impar
envuelto en nieblas provisionales
y sediento de mar.

Barro los cascotes
del viejo jarrón de Ming que se rompió
sin vocación alguna de querer recuperarlo
Lo tiro a la basura
y aprovecho para redecorar la casa
abrir persianas
airear la sala;
que como los hospitales viejos
conservaban todavía
alientos agrios, sombras y rencores
sin limpiar.

Queda toda ella diafana, borracha de una luz
olvidada
tan solo definida
por cuatro pilares irrenunciables
que son un reto a la esperanza
de volver a ser.





lunes, 2 de marzo de 2020

Caligramas de viene y va.

Cuando hablas
de la vida y sus etapas
de problemas y contradicciones
cuando hablas con gentes ya vividas,
siempre te remiten a un momento en el que
se dieron cuenta de que la mitad de sus preocupaciones
eran fruslerías, nimiedades, cosas pasajeras
y sin importancia que les robaron la salud
y las ganas y que si ahora fuera,
apenas serían anécdotas
o entretenimientos.
Ojala vea el hoy
de esa forma
que sin más
sea punto
fugaz
que
se
va
.

sábado, 22 de febrero de 2020

Yocasta busca padre para asesinarlo

Hay quien se pega
media vida
buscando a su padre odiado
para asesinarlo
como no lo encuentran
les sirve cualquier hombre
disfrazado.

Hay quien confunde
a su pareja con su hijo
cada día es menos raro,
ver a Yocastas
que no pueden evitarlo.
.

viernes, 21 de febrero de 2020

Incertidumbre

Qué dulce dolor el de la incertidumbre,
qué dulce rutina.
Saber que existe un espacio
al margen de las caricias y los susurros
que nos dedicamos.
Un espacio tuyo
que como en el mio
habitan fantasmas y pecados
inconfesables.


Comentario en el blog
reciendescubierto de
La chica del Té

viernes, 14 de febrero de 2020

Mi revolución silenciosa

Algunas mañanas, me despierto de madrugada
en ese momento en el que las sombras
se hacen fantasmas
y los sueños propósitos
y me dedico a mirar el entorno
y dar gracias por ser yo mismo:
no lo considereis soberbia,
más bien acto de rebeldía.

Veo a gentes que se disuelven
en una insignificancia langida y efímera,
que viven como morirán
sin esquela ni obituario,
nada
absolutamente nada
quizás una partida de padel el jueves
quizás un vermú de sabado
y un resquemor inutil
por los meses que ocuparon la silla prestada
que creyeron suya, sin serlo y sin merecerlo.
Qué revolucionarios somos los que cuando
nos han prestado un cargo eventual
lo hemos disfrutado, sin luego añorarlo.

Veo a gente sin grupo ni comarca,
sin amigos,
sin novios a los que recordar
(ni que les recuerden, por supuesto)
no se puede llegar a los cuarenta
sin más entretenimiento que solventar
conflictos con padres avatares
con madres convertidas en madrastras,
no se pueden comprar maridos de alquiler
inventar enemigos
para dar argumento a tus frustraciones.
Qué revolucionarios somos
quienes hemos construido lo que somos
con partes de todos los que nos rodean.
Los amigos cuestan mucho, pero valen más de lo que cuestan
nunca te vayas corriendo a casa cuando tus amigos
te organizan una fiesta.

Veo a gentes sedientas de caricias
a las que nadie aprecia.
Siempre dicen que no van al trabajo a hacer amigos,
quienes tampoco los tienen fuera.
Feos, gente muy fea
más por dentro (o también) que por fuera,
gente a las que ya no aguanta
ni su vecino de escalera.
Hasta los guebos de escuchar lecciones
de quienes sus hijos se mean
todas las noches en mi puerta.
Qué revolucionarios somos quienes
nos aprovechamos de ser queridos, aun sin merecerlo
Qué revolucionarios
quienes disfrutamos de que alguien nos señale a nuestros hijos
como buena gente buena
con independencia del boletín de notas
                                                   y de lo que sea


No soporto a los lánguidos
No soporto a los llorones
                  que echan la culpa a los demás
no soporto a los hijosdeputa
que vienen a darme lecciones.

No lo considereis soberbia,
más bien acto de rebeldía
añorando revoluciones.










martes, 11 de febrero de 2020

Manual para empezar un lunes sin poeta y sin secreto.

Abro despacio las puertas a la mañana
dejo entrar las luces del dia
con vergüenza
en una cansina tristeza de lunes
en el trabajo.

A veces lo igual relaja
como forma de ahorrarse pensamientos
a veces lastra
con la mochila de lo mismo
en esa rutina de repetir mañanas como ésta.

Te llamo, comunicas
y me vienen a la cabeza
los lunes del poeta.

Dejo el lapiz de los ripios intensos
y empiezo a escribir con disfraz de formulario
Siento un vertigo denso
de plastilina manoseada;
me pongo en el espoty
Sound of wind
de Will Ackerman
y me hago un cafe negro y amargo
mientras me dejo llevar.


sábado, 8 de febrero de 2020

El dilema de judas

Yo que soy tu jefe indiscutible, te digo:
"Tu me traicionarás"
O te contradigo, poniendo en duda tu poder
O te traiciono.

martes, 4 de febrero de 2020

Emprender e Innovar

He dejado de entender el empeño
por las cosas nuevas.
Emprender e innovar
como mantra que nos rapta los versos
y puebla los dogmas
de neosacerdotes sin alzacuellos.

"Hacer cosas nuevas"
se exije
para esconder la irresponsabilidad
de las cosas anteriores no concluidas
o dar tiempo a renovar lo nuevo
antes de que se exijan resultados.

Me gusta más consolidar
que emprender
y la excelencia mil veces más
que la innovación.

Esta vida liquida
que obliga a nacer constantemente
sin crecer, ni perfeccionar:
prueba-error-basura
just in time
lo efímero que reta a lo consolidado.
"Hay que hacer cosas nuevas"
dicen los neoprofetas
despreciando la historia.

Hoy vale más un titular a cinco columnas
y una presentación de colores
que una tesis doctoral
y así nos va.





viernes, 17 de enero de 2020

Nos vimos a la entrada del cine, yo con mis hijos, tú con tu segunda pareja,

Nos vimos a la entrada del cine
yo con mis hijos
tú con tu segunda pareja,
nos vimos al subir las escaleras de refilón
y nos reconocimos, claro,
como si no hubieran pasado veinte años
y aun nos siguiéramos tanteando
como entonces, en la fila tercera.

¿Que pasa contigo? le dije, ¿no saludas?
Aun te conservas buenorro, me contestó
y nos dimos un abrazo apretado
que escondian varias decadas de ausencia.

Nos regalamos un paso atrás
y cinco segundos de aliento;
nos puntuamos
nos pusimos ambos sobresaliente,
como siempre, como antes, serían los noventa.

- No viniste al aniversario de la promoción
te busqué en la lista.
- Sí ya sé que fuiste. Al final me vino mal de fechas.
Y a los dos nos volvió a la cabeza
aquel beso largo y sediento
a la puerta de tu habitación abierta.

Toda una tarde en un pais lejano
de bromas y cervezas
de roces bajo la mesa
de andar de la cintura
de bailes borrachos
de recitarnos poemas

Por entonces recuerdo que salías
con un músico postmoderno
yo naufragaba con tu mejor amiga
en un mar de promesas,
tú sabías todo lo que hacíamos (y lo que no)
yo te veía a la vez imposible y a la vez tan cerca.

"Sabemos que no puede ser
pero rocémonos tan fuerte
que nos duré treinta años,
para cuando nos encontremos
en dosmilveinte
tú con tus hijos
yo con mi segunda pareja
y nos citemos a un café para contarnos...
que algunas noches de insomnio
aun nos servimos de argumento
para excitarnos
cuando la rutina acecha."


miércoles, 15 de enero de 2020

Bullicio vacio

Va subiendo el ruido a las azoteas
un ruido de ciudad indeterminado,
un bullicio sin matices.
sin palabras definidas;
como cuando en el futbol
se acumulan jugadores en el centro del campo
para que el balón no fluya.

Todo se enmaraña,
como las pulseras finas
a las que se hacen nudos
y hay que soplarlas
para liberar el broche.

La agenda te pide citas
a diario
sin más objetivo
que autollenarse
en una ocupación baldía
sin propuesta ni respuesta
ni camino recto.

Alzamos la voz
para que se nos oiga
sin percatarnos
de que así acrecentamos el sonido.

Y de repente
un golpe de silencio
que atruena los oidos.
Nada,
era todo
ruido
sin mar de fondo.


lunes, 13 de enero de 2020

Cuando la culpa se folló a la soledad

El autoengaño
nos regala dioses y salvaciones
cuando el nudo aprieta,
también falsos infiernos
en algunas noches
en las que la culpa
se emborracha mano a mano con la soledad
y acaban en el catre
follando
sin respetarse.


Un comentario en el blog de Toro Salvaje
que hacía un tiempo que no visitaba.

viernes, 10 de enero de 2020

Palabras sin túnica

Al escribir sobran palabras, adjetivos precedentes
pronombres ambiguos, explicaciones de más,
por eso la poesía
destila
porque deja tan solo el verbo desnudo
en el alambique de los significados.