domingo, 19 de febrero de 2017

El momento en que dejo de ser yo.

La luz y la sombra
el movimiento y la quietud
la voz y el silencio.
A mi no me perpleja tanto la contradicción
como el momento en que se deja
de ser una cosa
para pasar a ser otra;
como yo y el suelo que piso
como yo y el aire que respiro
como yo y tu cuerpo
cuando nos amamos.

viernes, 10 de febrero de 2017

Abulafia y Eco

Abulafia genera poemas en aleatorio
el agoritmo de la belleza
lo vulnerable de la ciencia efímera
las mentiras en forma de teoremas,
la teología
que pone argumento
al sueño de la razón
hecho humo.

miércoles, 8 de febrero de 2017

HIstoria sin escribir de una noche de febrero.

Algunas noches de febrero
huelen a tierra mojada
frias
sedientas de invierno.
Las calles vacias
a media noche
se envuelven en luz naranja
y la niebla ojerosa
repica en las aldabas
de las casas sin abrir.

Una pareja que salta
los cincuenta
se despide en un portal
con un beso mordido a la intemperie
ella se queda, él se va
y me da el argumento
para ir recreando este cuento
todavía a medio hacer.

A ver si aún me da tiempo
hasta ese momento
en el que el sueño
se enrosque en la almohada,
digo en la albada,
antes de caer.

sábado, 4 de febrero de 2017

20 años

Empezamos a recorrer caminos
de los que cualquier mentira
hace ya casi veinte años,

martes, 31 de enero de 2017

Qué cara tienes.

Nuestra cara
la van haciendo
las arrugas,
las cicatrices y los gestos.


Comentario en el blog de Pilar V alias abalorios
blog que tiene la brillantez
que nos adorna
a los habitantes de mañilandia

sábado, 28 de enero de 2017

Noveno aniversario de ribera la del blog

Año nueve
ya no llueve
en los molinos,
            como entonces
ni en los post alegres o mohínos
que remontan
por la ribera
por el camino de sirga
de las cosas que le pasan
que nos pasan
mientras vivimos.

el de molinos y gigantes, claro

martes, 24 de enero de 2017

Algunas dudas


A lo mejor
se le lleno de niebla el pasado
A lo mejor
los amaneceres se hicieron tan iguales
que los dias se aparentaron
más largos.
A lo mejor
se cobijó en en su cama
noche a noche
guareciéndose de los dioses falsos
como la soledad y la nostalgia.
Quizá se le abrió
la vida
como el vacio y el infinito,
como el espacio profundo y humedo
que cabe
entre sus piernas
cuando le beso.
Quizá se le olvidó la vida
a fuerza de ignorarla.
A lo mejor pensó
que ese segundo antes del orgasmo
en el que se llena la cabeza
de sangre y jadeo
era un encuentro con la suerte.
Quizá no quisiera huir
tan solo
irse un poco más lejos.

domingo, 15 de enero de 2017

Enseñanzas dominicales de abuelo cebolleta.

Quisiera enseñarles a mis hijos,
incluso a mi mismo,
que una buena parte de la felicidad
es gestionar con presteza
el tiempo y el esfuerzo,
la paciencia
la expectativa
y la frustración.
Saber en qué momento
es más oportuna
la obediencia
y en cuál
sin embargo,
la reforma o la revolución.



miércoles, 11 de enero de 2017

Promesas viejas.

He encontrado detras del armario
restos de espejos
y sueños de cristal.
Eran viejas promesas
escurridas por la parte trasera
de la cajonera.

Se habían quedado ocultas por detrás
hasta que ayer al desmontar
el trinchante
he dado con ellas.

Las miro como ajenas,
como esas fotos de adolescencia
en las que no te reconoces
y juegas a adivinar el nombre
de cada persona que sale
mientras te recreas
intentando rellenarlas
a tientas.


viernes, 30 de diciembre de 2016

Lucha de clases

Hay un mundo celeste
donde habitan ángeles y demonios
a la gente se le mira desde arriba
en esa aseptica lejania
que ni duele ni alegra.
No es facil vivir allí
donde todo es sicodelia y silicona.

Hay un mundo terraqueo
de bares de trastienda,
amores de nostalgia,
ruido cotidiano
donde los sueldos se traducen
en facturas y envelesos
y en poderse permitir
series de pago.

Y hay un mundo subterrraneo
donde la felicidad
siempre está en numeros rojos,
la envidia se viste goma2
y el resentimiento
y la corta satisfacción es un mordisco
al vivir (digo sufrir) cotidiano.